Ley de Cannabis Medicinal y Cáñamo Industrial en Argentina

Ministro Filmus, afirma que la ley es una alternativa productiva que creará como mínimo cien mil puestos de trabajo en tres años

La normativa creará la Agencia Regulatoria de la Industria del Cáñamo y del Cannabis Medicinal (Ariccame), que funcionará dentro del Ministerio de Desarrollo Productivo, y será la encargada de aprobar y administrar las licencias para la producción industrial del cultivo.

La nueva ley, permitirá la regulación de esta industria con el objetivo de crear nuevos puestos de trabajo, desarrollar una economía productiva en varias provincias del país y generar exportaciones.

Argentina se abre al mercado del cannabis medicinal y la industria del cáñamo, un “nuevo” sector productivo con el que esperan tratar los síntomas de una economía castigada. A principios de mayo, el Parlamento aprobó una ley que autorizó a productores y comercializadores privados a iniciar estrategias que garanticen la seguridad, calidad, fiscalización y trazabilidad de la cadena productiva, algo que desde 2017 estaba reservado para el Estado y autorizado para empleo terapéutico, paliativo y científico del cannabis. 

Puestos de trabajo

El ministro de Ciencia y Tecnología, Daniel Filmus, afirmó que la ley de cannabis medicinal y cáñamo industrial representa “una alternativa productiva”, con la que se podrán generar “como mínimo” 10.000 puestos de trabajo en tres años.

Filmus señaló que el cultivo e industrialización del cannabis “demanda mucha mano de obra y abre una variedad de servicios y usos muy diversos” para desarrollar.

En ese sentido, rescató el impulso que la ley dará a las economías regionales y mencionó el interés al respecto de La Rioja, Catamarca, Jujuy, Mendoza y San Juan, entre otras provincias, ya que “permite que la producción pueda hacerse en pequeña escala con gran productividad y que pequeños propietarios puedan desarrollar este cultivo”.

En declaraciones a la radio AM750, el ministro advirtió además que “la pequeña escala, con el agregado de valor que le da la mano de obra especializada, permite un aumento del valor del cannabis muy importante”.

Por otra parte, valoró la tarea de “las madres (de pacientes que requerían cannabis medicinal), las ONG y toda la comunidad que durante muchos años estuvo peleando para que esta ley pudiera salir”.

Mercado del cannabis medicinal alcanzará los 2500 millones de dólares en el 2025 en Argentina

La coordinadora del Aricame, Silvia Kochen, neurocientífica e investigadora del Conicet, en declaraciones a Agencia Efe sostiene que “facilitará aquello que tenga que ver con la investigación clínica, modelos experimentales y estudios para una mayor transparencia y seguridad. Tanto para los que producen como para los usuarios del cannabis medicinal”.

En lo que respecta a la producción nacional, Argentina posee al menos ocho variedades distintas de semillas de cannabis, esto permitirá ahorrar costos y evitar importaciones. “Tener la semilla significa una gran potencialidad para los usuarios y para la investigación. Argentina posee los recursos humanos idóneos, comprometidos con la temática desde todos los frentes: investigadores científicos, universitarios, profesionales de la salud, productores y fundamentalmente de los que necesitan sus beneficios”, explicó la coordinadora de la institución.

La industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial tiene un crecimiento exponencial a nivel mundial, con un volumen en el mercado internacional de 42.700 millones de dólares proyectado para 2024. En ese sentido, las previsiones de la cartera de Desarrollo Productivo para el año 2025 en la Argentina son de 500 millones en ventas al mercado interno anuales y 50 millones de exportación anual. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contact us